Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Cuantas veces no se nos han presentado situaciones desesperantes, que causas sumo estrés y que con el tiempo podrían traernos consecuencias a nuestra salud incluyendo ataques cardiovasculares o cerebrovasculares. Talvez una buena causas puede ser la constante presión a la que involuntariamente somos sometidos en nuestras labores, esto nos puede a conllevar a cometer descuidos bastante tediosos, como dejar las llaves dentro del auto, extraviarlas, dejar las llaves de nuestra vivienda dentro de la casa y por último y una de las de mayor importancia, que alguno de nuestros hijos se quede encerrado en una habitación y tenga las llaves dentro.
Una cerradura de manilla o de manivela es la cerradura ideal para los interiores de nuestra casa, además de que provee un toque bastante elegante, también son de fácil instalación, pero por sobre todo nos da un ambiente de seguridad, un manilla o manivela según su modelo puede tener formas diferentes de bloquear la cerradura o de meter el seguro como se dice en algunos países, ese seguro consiste en un pequeño botón en la parte de adentro puede girarse o pulsarse para bloquear la manilla de la parte de afuera, así nos da un toque más privado, en algún momento de nuestras vidas un infante paseara por nuestra casa ya sea nuestro o se trate del hijo de algún familiar, un niño de menos de 7 años suele ser muy juguetones y curiosos así que en el momento que la puerta se cierra estos pueden sentir la curiosidad de activar dicho dispositivo de seguridad, por lo general esto ocurre cuando ven a un adulto haciéndolo, los niños comúnmente tienen la costumbre de imitar acciones ejecutadas por los adultos. En este punto si el niño lo hace y deja a los adultos por fuera, empieza el momento de desesperación, una habitación donde se encuentran objetos pesados como televisores o muebles de gran tamaño es una habitación de inminentes peligros para un infante. Ese momento nos toca pensar y actuar rápido, cada segundo perdido es tiempo para que el niño se exponga más y más, podríamos llamar a un experto, por supuesto, pero ¿cuánto tiempo tardaría en llegar?, ¿cuánto tiempo tardaría en contestar el teléfono?, cada duda se convierten un problema peor que el anterior.
Abrir una manilla resulta bastante sencillo así que sin que necesites la ayuda de un profesional ni la necesidad de romper o destruir la cerradura, un objeto que puedes conseguir en cualquier rincón de tu casa puede ayudarte.
En otras ocasiones necesitarías buscar y fabricar herramientas y requerirías un poco mas de tiempo, pero en este caso el tiempo es un factor en nuestra contra a continuación te mostramos una manera sencilla y rápida de abrir una cerradura a la cual se le ha colocado el seguro.
¿Que necesitas?
Un simple bolígrafo
Un gancho de cabello o un alambre liso y rígido
Paso 1
Para empezar desarma tu bolígrafo y utiliza la parte interior en forma de pajilla (pitillo o popote) introdúcela en la cerradura en la parte superior dobla tu bolígrafo en forma de L hacia la derecha que quede en forma de palanca, gíralo hacia el lado que por lo general abre la cerradura y mantén la presión
Paso 2
Estira el gancho para cabello o el alambre liso introdúcelo en la parte corrugada de la cerradura esta es la parte inferior con mucho cuidado y paciencia, y ve pulsando uno por uno los pernos de seguridad que posee la hendija de la cerradura y listo abras abierto la cerradura y puesto a salvo a el niño.
Recuerda siempre que haya un infante en casa, lleva las llaves contigo y evita dejarlo solo en las habitaciones, de ser así deja las puertas abiertas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up